Como tratar ataques de panico: Terapias

Los ataques de pánico son períodos repentinos de miedo intenso que puede incluir palpitaciones, sudoración, temblores, falta de aliento, adormecimiento o sensación de que algo muy malo va a suceder.

El grado máximo de los síntomas se produce en cuestión de minutos. Puede haber un miedo a perder el control y un dolor en el pecho. 

Los ataques de pánico pueden ocurrir debido distintos trastornos, como el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad social, trastorno de estrés postraumático, el consumo de drogas, depresión y problemas médicos.

Los ataques de pánico pueden ser provocados o pueden ocurrir de forma inesperada.

Los factores de riesgo incluyen el tabaquismo y el estrés psicológico.

Para el diagnóstico se debe descartar otras condiciones que pueden producir síntomas similares que incluyen el hipertiroidismo, hiperparatiroidismo, enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar y el uso de drogas.

El tratamiento de los ataques de pánico debe ser dirigido a la causa subyacente. 

En aquellas personas que tienen ataques frecuentes pueden utilizarse medicamentos. 

Las técnicas de respiración y relajación muscular también pueden ayudar.

Las personas afectadas por ataques de pánico tienen un riesgo más alto de suicidio.

En Europa aproximadamente el 3% de la población tiene por lo menos un ataque de pánico en un año, mientras que en los Estados Unidos el porcentaje está alrededor del 11%.

Los ataques de pánico son más comunes en las mujeres que en los hombres. A menudo comienzan en la pubertad o en la edad adulta temprana.

Los niños y las personas mayores son afectadas con menor frecuencia.

Cómo tratar ataques de pánico

Los ataques de pánico y el trastorno de pánico son condiciones tratables. Por lo general, pueden ser tratados con éxito con las estrategias de autoayuda o una serie de sesiones de terapia.

Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitiva conductual es generalmente vista como la forma más efectiva de tratamiento para los ataques de pánico, el trastorno de pánico y la agorafobia.

La terapia cognitiva conductual se centra en los patrones de pensamiento y comportamientos que están sosteniendo o desencadenan los ataques de pánico. Esto ayuda a “observar” los miedos con una perspectiva más realista.

Por ejemplo, si una persona tiene un ataque de pánico mientras está viajando por una carretera,  ¿Qué es lo peor que podría suceder realmente?

Si bien es posible que ocurra un accidente, si se tiene una perspectiva realista y se analiza que el porcentaje de accidentes es muy inferior a lo que se piensa, además que los conductores son profesionales con experiencia, no existe una razón que incremente las posibilidades de accidentes.

Una vez que se aprende que nada realmente desastrosos va a suceder, la experiencia de pánico se hace menos aterradora.

La terapia de exposición

En la terapia de exposición para el trastorno de pánico, la víctima de ataques de pánico está expuesta a sensaciones físicas de pánico en un ambiente seguro y controlado, que le dan la oportunidad de aprender maneras más saludables para enfrentar los eventos trágicos

Algunas cosas que se le piden al paciente son: Hiperventilar, contener la respiración y mover la cabeza de un lado a otro.

Estos diferentes ejercicios provocan sensaciones similares a los síntomas de pánico. Con cada exposición, el paciente se vuelve menos propenso a sentir miedo de estas sensaciones corporales internas y siente una mayor sensación de control sobre su pánico.

Te puede interesar:  Como no ponerse nervioso: Un manual práctico y efectivo

Disminuir la posibilidad de ataques de pánico

Se pueden tomar medidas para disminuir la posibilidad de tener ataques de pánico y aprender a manejarlos mejor.

Aquí hay algunos consejos:

Relajación

Aprender otras técnicas de relajación, como la respiración profunda o la relajación guiada.

Estimulantes

Evitar los estimulantes, como la nicotina y la cafeína, que se encuentra no sólo en el café, sino también en tés, bebidas de cola en incluso en algunos chocolates.

Paciencia

Es importante no esperar una cura rápida. La terapia requiere tiempo, y la mejora viene poco a poco.

Tranquilidad

Las personas que sienten pánico tienden a ser demasiado autocríticas.

Reducir la ansiedad

Aprender a reducir el nivel de ansiedad cotidiana a través de una variedad de técnicas, incluyendo la meditación y el ejercicio físico.

Trastorno de pánico

El trastorno de pánico es un trastorno de ansiedad caracterizado por ataques de pánico inesperados recurrentes.

La causa del trastorno de pánico se desconoce.

Los factores de riesgo incluyen el tabaquismo, el estrés psicológico, y una historia de abuso infantil. 

Como tratar ataques de panico

El diagnóstico implica descartar otras causas potenciales, incluyendo otros trastornos mentales, condiciones médicas tales como enfermedad cardíaca o hipertiroidismo, y el uso de drogas.

La detección de la condición se puede hacer usando un cuestionario.

El trastorno de pánico se trata generalmente con el asesoramiento profesional y medicamentos.

El tipo de asesoramiento utilizado es típicamente la terapia cognitivo-conductual (TCC) que es eficaz en más de la mitad de las personas.

Los medicamentos utilizados incluyen antidepresivos y benzodiazepinas. Después de suspender el tratamiento hasta un 30% de las personas tienen una recurrencia.

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas.

Solamente tienes que compartir este artículo en Facebook, Twitter o WhatsApp.

Muchísimas gracias por tu ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *