Cuentos fáciles para niños: La conejita Nieve

No estoy de acuerdo con los cuentos fáciles para niños sobre todo porque muchas personas incluyen elementos de fantasía, que si bien pueden ayudar a desarrollar la imaginación de los niños lo cierto es que las moralejas implícitas hacen mucho daño a su desarrollo psicológico. Los cuentos de princesas, principes, brujas, sapos y animales que hablan siempre influirán en la autoestima de los niños.

Había una vez, una conejita muy bonita y muy blanquita, su nombre era Nieve, ella vivía con sus papás y sus 10 hermanitos en el bosque, ésta conejita era muy traviesa y muy ocurrente, la mamá que era muy buena, le permitía ir a donde quisiera.

Así que Nieve, recorría el bosque casi todos los días, un día se fue tan lejos, que encontró un puente que daba hacia un pueblo, la mamá de Nieve se empezó a preocupar, pues Nieve no llegaba y ya era demasiado tarde.

A lo  lejos divisó a su hija acercándose hacia ellos, el bosque era tan inmenso y estaba lleno de peligro pues no eran los únicos animales que vivían en el lugar, la madre reprendió a Nieve delante de sus hermanitos para que estos también escucharan.

Nieve estaba castigada y tenía prohibido alejarse de la cueva donde vivían, pero al parecer Nieve solo tenía las largas orejas para adornarle su linda carita y su pequeño cuerpecito, porque no hizo caso a su madre.

Nieve sin obedecer a su madre, se marchó nuevamente al bosque, donde esta vez si corría peligro, pues el tigre malvado del bosque andaba en busca de alimento, ella no lo sabía, pero la mamá coneja se lo dijo por algo, no por nada le advirtió que se quedara en casa y no saliera para nada.

Al llegar al puente que separaba el bosque del pueblo, ella se encontró a un conejito negrito cuyo nombre era Braulio, ella se emocionó tanto por haberlo conocido y se dejó llevar, corrieron y brincaron mucho por el campo verde lleno de frutos, en ese instante oyeron un ruido extraño y se acercaron hacia donde había el ruido, pero no vieron nada.

Cuando el sol estaba ya por meterse, Nieve recordó que debería estar en su cueva antes de que sus padres llegaran, para que ellos no se dieran cuenta de que ella había escapado, pero fue muy tarde su reacción, mientras tanto su madre llegó a la cueva y se preguntó dónde estaba su hija Nieve, dándose cuenta que ella había desobedecido.

De regreso a su casa Nieve se  encontró entre la vida y la muerte pues se había encontrado ante un feroz tigre que al parecer estaba muy pero muy hambriento, ella no supo qué hacer y corrió y corrió hasta no poder mas, pidió auxilio pero era imposible que sus padres lo escucharan porque estaba muy alejada de la cueva.

La madre y el padre de Nieve salieron en busca de ella, por desgracia estaban muy dispersos, no sabían qué camino tomar, para sorpresa de Nieve, Braulio corrió en su rescate y la guió hasta el puente, donde el tigre no podía cruzar pues al otro lado estaba el pueblo y en él las personas que si veían algún tigre era de hecho que lo cazaban.

Nieve y Braulio se quedaron en el puente hasta que el día se ponga, mientras sus padres y hermanitos lloraban temiendo lo peor, como el tigre andaba suelto ellos pensaron que Nieve ya había sido presa del tigre malvado.

No tardó Nieve en darse cuenta que debe obedecer siempre a sus padres, que su mamá tenía muchísima razón en encargarle que no saliera de la cueva, que afuera era muy peligroso y que ella no estaba aún grande para poder defenderse.

Camino a casa Nieve pensó que sería mejor no regresar a su cueva pues sus padres estaban muy enojados, además de decepcionados por el mal comportamiento de Nieve y además que ella les prometió que no saldría mas ni se alejaría de la cueva, pero Braulio pudo hacer que recapacitara y le convenció de regresar donde estaba su familia, le dijo que ellos entenderían pero que en este acaso ahora ella era la única responsable de lo que había pasado y que de ahora en adelante deberá mostrar obediencia y respeto a sus padres.

Cuentos faciles para ninos

Al llegar a la cueva Nieve vio a su madre que se ahogaba entre lágrimas, su madre elevó la cabeza y al verla corrió a abrazarla y ver que si no le había pasado nada, que si tenía alguna fractura, o alguna mordedura.

Conejo

Madre y padre la reprendieron y le dieron como castigo el de atender a sus hermanitos chiquitos y no salir para nada de la cueva.

Nieve entendió que debe ser obediente con sus padres, cumplir con sus promesas y ser muy buena coneja para que sus hermanitos aprendan de sus ejemplos.

Colorín colorado este cuento a acabado….

Te puede interesar:  Cuentos resumidos para niños: Excelentes historias breves

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas.

Solamente tienes que compartir este artículo en Facebook, Twitter o WhatsApp.

Muchísimas gracias por tu ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *