Textos largos de amor: Una hermosa reflexión

En los momentos de desesperación es cuando nace una pequeña luz hecha de energía renovadora que te ayudará a restablecer tu bienestar.

En este libro encontrarás filosofía práctica que te ayudará a diseñar estrategias efectivas para solucionar tus problemas y enfrentarte con valor a todos los retos de tu vida.

No importa si eres tímido, celoso, ansioso, triste, desconfiado, envidioso, irresponsable, malvado, flojo, tonto, perfeccionista u obsesivo porque todos estos “estados” son solo síntomas de un mismo problema que todos sabemos cuál es pero que pocos tenemos el valor de intentar solucionarlo y prefieren “tratar” los síntomas uno por uno.

No sé cuál es tu religión y tampoco sé si eres ateo o agnóstico, pero quiero que quede claro que cuando termines de leer esta primera página te declararé mi amistad desde lo más profundo de mi ser, respeto tus creencias y lo único que quiero hacer es compartir información y conocimientos contigo.

Si te molestan las religiones te entiendo completamente, pero no te molestes si en este libro encuentras versos antiguos de algunas religiones porque la belleza de estos textos está en el ejercicio de tratar de descifrarlos porque si los tomamos literalmente solo encontramos ideas superficiales, mientras que su mensaje está más allá de las palabras, es por eso que digo que los textos antiguos los poemas de la ciencia del mañana.

Para terminar esta introducción quisiera compartir contigo este hermoso poema sobre la autoestima:

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?

Y Él le dijo: AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE. Este es el grande y el primer mandamiento.

Y el segundo es semejante a éste: AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO.

De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

En este poema sin lugar a dudas la palabra clave es AMAR. ¿Y quién ha experimentado conscientemente el verdadero amor en su vida? Pues supongo que poquísimas personas, por eso estamos como estamos y siempre buscamos alternativas baratas al amor, como por ejemplo:

Amor por conveniencia: Te amo porque eres bonita, porque tienes dinero, porque eres joven. ¿Si se vuelve fea la seguirías amando? ¿Si se vuelve pobre la seguirías amando? ¿Cuándo se vuelva vieja la seguirás amando?

Amor por comodidad: Te amo porque me haces sentir bien, porque me siento cómodo contigo. ¿Cuándo te diga algo que te ofenda la seguirías amando? ¿La amarás siempre y cuando te sientas cómodo con ella?

Te puede interesar:  Las mejores cartas de amor para enamorar

Amor por admiración: Te amo porque has logrado grandes cosas en tu vida, porque eres superior a las demás personas. ¿La seguirás amando si cambia su forma de ser? ¿La seguirás amando si deja de destacarse de sus semejantes?

Yo tampoco he experimentado el amor AÚN y es por eso que escribo este libro, porque me considero un simple curioso que busca el verdadero amor.

En mis observaciones iniciales he descubierto que hay personas en el mundo que experimentan inconscientemente este verdadero amor a Dios y al prójimo y estas personas son algunas madres.

No puedo describir el inmenso amor que experimenta una madre por su bebé, es un amor incondicional donde no importa si el bebé es hermoso o feo, gordo o flaco, pobre o rico, tranquilo o renegón, etc. La madre siempre ama a su hijo sin condiciones, este amor es tan puro y tan fuerte que incluso muchas madres sacrifican su vida para salvar la de sus hijos.

Oraciones matutinas cristianas

Entonces se puede definir amor como:

Amor: Energía poderosa e infinita que surge de la divinidad y saca a relucir todas las cualidades de un ser, para poder expresar su máximo potencial a través de la veneración incondicional de todo lo que existe incluido el mismo ser.

La veneración incondicional es un sentimiento de profundo respeto y admiración a toda la existencia sin ninguna condición.

Después de definir el más poderoso de los sentimientos que provoca que todo lo mejor de nosotros salga a relucir, es momento intentar entender el misterio de Dios en el anterior poema.

Para intentar explicar a Dios se debe recurrir al siguiente verso:

El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

Increíble… realmente increíble. En este texto el poeta nos dice que para conocer a Dios hay que amar porque Dios es amor.

Ahora todo en mi mente cobra sentido, desde niño siempre escuché que Dios es omnipotente, omnipresente y omnisciente, es decir, que Dios lo puede todo, está en todo y lo sabe todo, por lo tanto, como Dios es amor (la biblia lo dice) entonces el amor lo puede todo, está en todo y lo sabe todo.

Te puede interesar:  Poema para enamorar una mujer: Colección de poesías románticas

Sentimientos para enamorar

Si Dios es Amor, entonces el primer mandamiento lo podemos escribir de esta forma:

Amar al Amor con todo el corazón, con toda la mente y con toda el alma.

Esta transformación del primer mandamiento no suena tan bien como antes, así que mediante una analogía podemos simplificarlo aún más para poder descifrarlo:

¿Si el mandamiento fuera “Comer la comida o beber la bebida o soñar el sueño“ entonces no podríamos reducirlo a “Comer, Beber, Soñar”?

La segunda transformación sería:

Amar con todo el corazón, con toda la mente y con toda el alma.

El verbo amar se pude definir como:

Amar: Desarrollar todo nuestro potencial en cuerpo, mente y alma para expresar un profundo sentimiento de respeto y admiración a toda la existencia.

En el primer mandamiento dice claramente: Con todo el corazón, con toda la mente y con toda el alma. Lo que define al ser humano como una trinidad de cuerpo, intelecto y espíritu. Y ninguna de estas partes es más importante que la otra por lo tanto si un ser humano quiere cumplir con el primer mandamiento deberá desarrollar al máximo todo su potencial en sus tres aspectos.

En el segundo mandamiento dice: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”

Y podemos hacer los siguientes reemplazos:

Dios = Amor

Tú = Tu prójimo

Para llegar a esta conclusión:

Dios está en ti.

Al amor está en ti.

Dios está en tu prójimo.

El amor está en tu prójimo.

Cada vez que sacas lo mejor de ti y se lo ofreces al mundo estás AMANDO A DIOS Y A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO.

Por lo tanto para poder cumplir los mandamientos de Dios debes desarrollar a plenitud tu corazón, tu mente y tu alma, porque solamente convirtiéndote en la mejor persona que puedes llegar a ser podrás amar a Dios, a tu prójimo y a ti mismo.

Imagínate a una mujer que ama a su hijo de 6 años y que lo daría todo por él como por ejemplo le compraría los mejores juguetes, los mejores útiles escolares y le inscribiría en el mejor colegio… pero esta mujer tiene un serio problema de obesidad porque tiene una adicción a la comida chatarra.

Esta mujer trabaja 8 horas diarias en una oficina detrás de una computadora y bajo mucha presión, los fines de semana prepara tortas para cumpleaños, todo esto lo hace para darle las mejores cosas a su hijito. Pero su vida no está equilibrada, cada día solo hace funcionar a su mente, sus ojos y sus dedos en el trabajo y no hace trabajar su corazón, llena su cuerpo con nutrientes incompletos y no le dedica mucho tiempo a su hijito… pero lo ama y quiere lo mejor para él.

Te puede interesar:  Testamentos para novios

Esta mujer no está desarrollándose a plenitud y es posible que con tanto estrés y mala comida llegué a un triste final cuando su hijo tenga apenas 10 años.

El mejor regalo para su hijo no es darle las mejores cosas sino expresarle su amor a plenitud, sacrificando las posesiones materiales efímeras y los colegios de élite para darle a su hijito la madre que se merece: Saludable, Feliz y llena de Dios, llena de amor.

Con un equilibrio en cuerpo, mente y alma esta mujer podría progresar poco a poco en su trabajo y reunir suficiente capital para convertirse en la dueña de su propia pastelería. Las grandes ideas surgirían en su mente y el impulso del amor en su vida le daría la fuerza necesaria para lograr sus metas.

No se puede amar genuinamente si sacrificamos una parte de nosotros. El cuerpo, la mente y el alma tienen la misma importancia.

Algunos de nosotros nos dedicamos a embellecer nuestro cuerpo, descuidando las actividades intelectuales que enriquecen nuestras mentes o dejando a un lado las actividades que hacen vibrar nuestra alma.

Otros nos dedicamos a alimentar nuestras mentes con libros, videos o música sentados frente a una pantalla comiendo comida chatarra y evitando toda actividad que requiera esfuerzo físico, pero nuestra soberbia y engreimiento se desarrollan tanto que para nuestros seres queridos solamente tenemos críticas y demandas.

Finalmente algunos de nosotros renunciamos al cuerpo y a la mente para dedicarnos a hacer obras por el bien de la humanidad, pero a veces nos equivocamos y siendo caritativos en exceso solamente perpetuamos la flojera y los vicios de nuestros prójimos.

Ama a Dios expresando todo tu potencial en cuerpo, mente y alma porque los árboles más desarrollados son los que dan la mejor sombra.

Tenemos que buscar el equilibrio en todas nuestras actividades diarias para poder desarrollarnos a plenitud.

Cuando aprendamos a amar, conoceremos a Dios y solo si nos amamos a nosotros mismos podremos amar a nuestros semejantes.

Cuando abramos los ojos finalmente descubriremos la presencia de Dios en nuestros cuerpos, la sabiduría de Dios en nuestras mentes y la omnipotencia de Dios en nuestras almas.

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas.

Solamente tienes que compartir este artículo en Facebook, Twitter o WhatsApp.

Muchísimas gracias por tu ayuda.