Predicaciones cristianas para mujeres

En esta oportunidad te presentamos hermosas predicaciones cristinas para mujeres que provocarán mucha controversia en la comunidad pero que a la vez tienen grandes enseñanzas para meditar y entrar en lo más profundo del alma.

Predicaciones cristianas para mujeres

Mujeres del mundo escuchen la palabra de Dios, dejen de fijarse en la apariencia de los hombres y comiencen a fijarse en su propio corazón.

Ustedes son la consciencia de la humanidad, son la presencia del amor en el ser humano. Olviden de buscar en los hombres a su media naranja, porque ustedes han sido creadas completitas de pies a cabeza.

Compartan sus vidas con hombres amables de corazones nobles sin mancha de pecado. Aléjense de los ladrones del amor que enamoran, embarazan y abandonan para hacerle lo mismo a otra y a otra mujer.

Para encontrar un compañero ideal dedíquense a ustedes mismas, a alimentar su mente y enriquecer su espíritu. No encontrarán el amor en una fiesta, un karaoke o una reunión de amigos, porque el amor ya está dentro de ustedes.

Aprendan muchas cosas, sean disciplinadas con sus estudios, sean respetuosas con sus padres y siéntanse orgullosas de todo lo que han hecho y están haciendo en sus vidas.

Con cada una de sus acciones de bondad su alma crece un poquito más y verán que el amor lo puede todo y ese hombre perfecto para ustedes llegará cuando su corazón esté revalsando de amor para que puedan compartirlo.

Un hombre amable es apuesto, honesto y amable, nunca las engañará porque un alma noble nunca hace daño.

Apodos para una flaca

Los hombres que hacen daño son los que más abundan y están como ratas en un basurero, para encontrar a un hombre honrado y trabajador deben ver al cielo y pedir con largueza que el hombre de su vida llegué lo más pronto posible.

Te puede interesar:  ¿Existen los amarres de amor? Prueba irrefutable

Porque de seguro ese mismo hombre está rezando por ustedes para que se encuentren tan pronto sea posible.

En la trabajo siempre deben ser dignas, no esperen grandes sueldos por actividades sencillaz, porque cuando la limosna es grande hasta el más santo desconfía.

Trabajen en lo que les gusta y den todo su corazón en ello, si no hay trabajo para ustedes miren al cielo, cierren los ojos y tengan fe. Pidan un trabajo digno para ustedes y lo conseguirán.

Espero que estas predicaciones cristianas para mujeres te sirvan en tu vida.

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas.

Solamente tienes que compartir este artículo en Facebook, Twitter o WhatsApp.

Muchísimas gracias por tu ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *