Principios cristianos del noviazgo: Las reglas del amor en Cristo

Los principios cristianos del noviazgo son conocidos por todo el mundo pero no son aplicados a plenitud.

La persona más importante en la relación

El primer principio cristiano sobre las relaciones románticas es que la persona más importante en la relación eres tú.

Este es un principio que hay que entender muy bien, porque de lo contrario se cae en el egoísmo.

Ser la persona más importante en la relación implica mucha responsabilidad y amor.

Tú debes ser quien siempre de lo mejor de ti mismo sin fijarte como se comporta tu pareja, no esperes cambios en la personalidad de la persona que amas, simplemente encomienda a Jesús tus deseos.

Debes dar lo mejor de ti en la relación, conviértete en la mejor persona que puedas llegar a ser, corrige tus defectos, trabaja en tus cualidades, cuida tu cuerpo y educa a tu mente para seguir el camino que nos dan las enseñanzas de nuestro señor Jesucristo.

Siempre debes enfocarte en ti mismo para que el mundo alrededor de ti sea como quieres que sea.

Invita al Espíritu Santo a dirigir la relación

Nadie mejor que el poseedor de toda la sabiduría para resolver problemas y ver hacia el futuro. Si tienes una discusión de pareja, cierra los ojos antes de discutir e invita al espíritu santo a ser parte de el conflicto para que ambos puedan llegar a un amoroso acuerdo.

Te puede interesar:  Temas para enamorar: Hermosas canciones románticas para conquistar

El Espíritu Santo te llenará de sabiduría y amor para poder actuar de manera consecuente a tus principios cristianos.

No critiques a tu pareja cuando no cumpla la voluntad de Dios

La crítica ya sea destructiva o constructiva lo único que hace es separar a las parejas cristianas, si ves que tu pareja no cumple con las enseñanzas de Jesucristo, entonces lo único que debes hacer es rezar para que lo haga.

Como dice en la Biblia, reza como si ya se hubiera cumplido lo que estás pidiendo. Esta es una verdad absoluta que debes practicar día a día, si quieres que tu pareja deje de mentir, imagina que ya es otra persona, una persona que siempre es honesta contigo. Y esto tiene mucha lógica porque si tratas a tu persona amada como si fuera muy honesta se sentirá muy bien y tendrá más confianza e intimidad contigo, pero si la tratas como si fuera una mentirosa, entonces sentirá miedo de tus críticas tendrá poca confianza en ti, por lo tanto seguirá mintiéndote.

Trata a tu novio o novia como a la persona más hermosa, amable, agradable, linda, bella e inteligente que hayas conocido jamás.

Prosperidad: El último principio cristiano

De todos los principios del noviazgo cristiano el principio más importante y místico es el principio de la prosperidad.

Dios quiere que seamos prósperos en todos los aspectos de nuestras vidas.

Te bendigo a ti y a tu novia para que:

Carta de amor para un esposo

Sean abundantes en amor, si pueden tener hijos, tengan hijos y críenlos con responsabilidad, cariño y mucho amor incondicional. Si no pueden tener hijos ámense hasta sentir que ya no son individuos sino una unidad sin límites. Conviértanse en amantes de su comunidad y demuéstrenle al mundo que no hay límites para su amor.

Te puede interesar:  Como florear a una mujer: 3 pasos para enamorar a cualquier mujer

Sean prósperos en sus empresas, son novios cristianos pero también son socios de vida, sean prósperos económicamente como espiritualmente, porque el dinero que se obtiene con amor también se da con amor. Trabajen y tengan abundancia en sus vidas.

Sean prósperos en cuerpo y mente. Hagan ejercicio y aliméntense con la mejor comida nutritiva y sana. Sean amantes de la vida. Lean libros, estudien, aprendan cosas que les sean útiles y que les diviertan.

Estos son los archiconocidos principios cristianos del noviazgo, si los siguen al pie de la letra harán que Dios nos regale una sonrisa a todos.

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas.

Solamente tienes que compartir este artículo en Facebook, Twitter o WhatsApp.

Muchísimas gracias por tu ayuda.